Estratégia & Análise
ISSN 0033-1983
Principal

Artigos

Clássicos da Política Latino-Americana

Coluna Além das Quatro Linhas

Coluna de Rádio

Contenido en Castellano

Contos de ringues e punhos

Democracy Now! em Português

Democratização da Comunicação

Fale Conosco

LARI de Análise de Conjuntura Internacional

NIEG

Original Content in English

Pensamento Libertário

Publicações

Publicações em outros idiomas

Quem Somos

Sobre História

Sugestão de Sites

Teoria



Apoiar este Portal

Apoyar este Portal

Support this Website



Site Anterior




Creative Commons License



Busca



RSS

RSS in English

RSS en Castellano

FeedBurner

Receber as atualizações do Estratégia & Análise na sua caixa de correio

Adicionar aos Favoritos

Página Inicial
















































Clássicos da Política Latino-Americana •
América Latina •

TUPAC CATARI


Julián Apaza, mais conhecido como Túpac Catari. Líder aymara, deu seguimento a rebelião de Tupac Amaru, Enriquillo, Capolicán, dentre outros próceres de América.

A rebelião comandada por Tupac Catari foi a versão tupacamarista no território hoje conhecida como Bolívia. Impressiona o vigor, a organização e a motivação ideológica para a época. É de se notar também o vigor que lideranças nativas, quando educadas nos dois ou três mundos do altiplano, español, cholo e indígena, conseguem realizar e aglutinar forças populares. Episódio de nossa história que marcara todo um caminho. Lição para latino-américa

enviar •
imprimir •

por * Libro Rebeliones indígenas y negras en América Latina, de Kintto Lucas, 1992.

Julián Apaza, más conocido como Túpac Catari, fue un líder aimara de un levantamiento contra las autoridades coloniales en el Alto Perú. Fue sacristán y panadero antes de iniciar su rebelión. Adoptó el nombre Túpac Catari tomando partes de los nombres de dos líderes originaios contemporáneos: por un lado, a Túpac Amaru II (José Gabriel Condorcanqui); y por otro, a Tomás Catari, cacique de Chayanta.

Como parte del levantamiento, Túpac Katari formó un ejército de 40.000 hombres y cercó a la ciudad de La Paz (Chuquiago) dos veces en 1781. En este año, los precios de la producción minera de Oruro, en Bolivia, bajan rápidamente. Los mineros, en su mayoría criollos, contraen grandes deudas y pasan a depender del fisco y los comerciantes pasan a depender de los europeos. El resentimiento se siembra y crece como la coca, por todas partes. Los mineros que antes mandaban en el cabildo y algunas veces hasta corregidores eran, habían perdido ya toda su influencia en diciembre del año anterior, poco después de la rebelión tupacamarista, cuando sus puestos de gobierno fueron ocupados por los españoles. Ahora, por primera vez, piensan en aliarse con los indígenas. Ahora, por primera vez, lo concretan.

El 15 de enero se inicia el levantamiento. Las milicias que se habían formado el año anterior para defender Oruro de la llegada de Tupac Amaru, están al frente de la sublevación contra "el mal gobierno de los europeos", atando la vida a su tierra. La pelea hace fuerte la unión de criollos e indígenas. Los hombres criollos usan poncho de terciopelo negro como el del Inca-Rey, mujeres y niños se visten como Aymaras. Pero las tropas coloniales rompieron el primer cerco.

En marzo estalla otro foco rebelde, esta vez es en La Paz y las zonas cercanas. El líder es Tupac Catari que se proclama "salvador del pueblo Aymara". Andrés Túpac Amaru se unió a Túpac Katari en un segundo cerco a La Paz. Vencen en Sorata, y La Paz queda sitiada. Está a punto de rendirse, los españoles están sorprendidos y ya no pueden resistir, pero surgen problemas entre los rebeldes: Tupac Catari y sus Aymaras no quieren alianza con los criollos.

Andrés y sus Quichuas quieren el levantamiento de todo el pobrerío. Evitando la pelea entre hermanos decide retirarse. Tupac Catari es vivado por su gente y pelea heroicamente contra el colonizador, pero sus fuerzas no son muchas y termina derrotado. En Oruro el movimiento se mantiene algunas semanas más, allí la unidad es más fuerte. Así, maniobras políticas y militares y líderes originarios contrarios al levantamiento acabaron con el mismo.

Este levantamiento indio de finales del siglo XVIII fue el más extenso geográficamente y con más apoyo. Tomó dos años al gobierno colonial sofocarlo. La tradición oral le atribuye haber dicho la frase "a mi solo me mataréis, pero mañana volveré y seré millones". Los españoles supieron sembrar resentimiento entre los de abajo para disminuir sus fuerzas, pero no mataron el espíritu de los guerreros, que seguirá caminando.

Fontes:

* Libro Rebeliones indígenas y negras en América Latina, de Kintto Lucas, 1992.

* Site Wikipedia edición en español

Pesquisa realizada por Camila Reinheimer

Revisão e introdução por Bruno Lima Rocha






« voltar