Estratégia & Análise
ISSN 0033-1983
Principal

Artigos

Clássicos da Política Latino-Americana

Coluna Além das Quatro Linhas

Coluna de Rádio

Contenido en Castellano

Contos de ringues e punhos

Democracy Now! em Português

Democratização da Comunicação

Fale Conosco

LARI de Análise de Conjuntura Internacional

NIEG

Original Content in English

Pensamento Libertário

Publicações

Publicações em outros idiomas

Quem Somos

Sobre História

Sugestão de Sites

Teoria



Apoiar este Portal

Apoyar este Portal

Support this Website



Site Anterior




Creative Commons License



Busca



RSS

RSS in English

RSS en Castellano

FeedBurner

Receber as atualizações do Estratégia & Análise na sua caixa de correio

Adicionar aos Favoritos

Página Inicial












































Contenido en Castellano •


El ataque de los especuladores y la tijera de los neoliberales Parte I


No contentos en cortar R$ 26 mil millones de un presupuesto apretado, cuyo montante alocado para los gastos con el ajuste rentista, que equivale cerca de 40% a 45% del presupuesto de la Unión.

06 de octubre 2015, Bruno Lima Rocha.

Introducción: De las medidas recesivas del equipo económico de la Presidencia brasileña

Las medidas anunciadas por los ministros Joaquim Levy (Hacienda) y Nelson Barbosa (Planificación) anuncian los recortes generales en el Palacio  del Planalto (sede del gobierno de Brasil) para asegurar la arbitraria meta, de superávit (deseables 0.7% para 2016, según la indicación del propio ministro de la Hacienda) y el vergonzoso e inmoral volumen de R$ 35 mil millones de reales de intereses para el espolio del pago permanente de la deuda interna.

enviar •
imprimir •

No contentos en cortar R$ 26 mil  millones de un presupuesto apretado, cuyo montante alocado para los gastos con el ajuste rentista,  que equivale  cerca de 40% a 45% del presupuesto de la Unión, en el de la tarde de 14 de septiembre de 2014, las informaciones que han circulado en el Congreso, configuraba una obvia amenaza a las medidas  de la  presidente.

La disputa por facciones de poder, muestran que es irrelevante del punto de vista ideológico. ¿Pues, para que manipulan ya la derecha ya gobierna? Bien, tal vez para asegurar la rendición total, lo que incluye lo retorno a la plantilla de concesiones de las reservas del Pre-Sal y la posterior venta de la Petrobras.

Este parece un mundo apartado, de las tablas de finanzas del equipo económico, que está realizando las políticas de la lista, que fuera derrotada en 2014. La cosa es tan perceptible, que cuando comienza a hablar la Chicago Boy  del Bradesco (Bradesco es el  mayor banco privado de Brasil y el ministro de la Hacienda, Joaquim Levy, tiene doctorado en economía por la Universidad de Chicago y pertenecía al consejo administrativo de este banco antes de asumir como hombre fuerte de la economía brasileña). Haciendo un pequeño viaje el tiempo, la pesadilla neoliberal nos recuerda el mismo tono de voz y las bromas, sin sal, ni gracia de la época de Pedro Malan (ex ministro de la Hacienda de los gobiernos  de Fernando Henrique Cardoso, 1995-2002). Definitivamente, esa gente sale de una fábrica de lobotomía monetarista y nos gobierna - de facto - a través de los mecanismos de control más viles.

El ataque de los especuladores, jugadores y chantajistas internacionales

Nuestra pesadilla societaria en el tiempo presente comienza en la mañana del 9 de septiembre, cuando los medios masivos electrónicos brasileños, anunciaban la catástrofe, anunciada por una agencia de rating. Obviamente que ningún titular, de un mísero periódico brasileño trajo en su tapa, y menos aún en su escalada de telenoticiero o llamada de síntesis radiofónica la vida regresa de esta misma empresa. Bastaba retornar el tiempo, para el año de 2008 y la reputación de los emisores de la noticia, que  caería por tierra. 

En debates en el espacio público virtual, tuve la felicidad de recibir el siguiente comentario de Miguel Gouveia, un consultor financiero profesional radicado en Río de Janeiro y conocedor  del mundo concreto de los mercados. Me dijo Miguel:  “Un downgrading (descenso de la nota) de esas agencias, hoy es  algo muy cuestionado, debido a  manipulación de ratings en 2008,  por la cual fueron TODAS condenadas la multas millonarias, implica en el aumento del coste de dinero externo. Esto significa que el país no es buen deudor y por lo tanto los bancos van a aumentar intereses y riesgos para prestar dinero por aquí, y es a esos bancos que esas agencias sirven. Esto (la nota) es muy importante para países como Grecia e Indonesia, etc. que necesitan pedir dinero prestado y deben al FMI, por ejemplo.

Ya que Brasil está con un nivel muy alto de reservas, es acreedor del FMI (presta dinero al Fondo) y las grandes empresas tienen fondos,  para sus préstamos internacionales y ningún banco está cobrando ninguna de ellas.  Brasil es el tercer  acreedor en títulos de los EUA, la séptima  economía del mundo y tenemos más de US$450 mil millones de dólares de reservas. Para Brasil, significa económicamente fondos, sin tener la necesidad de una agencia como a S&P para rebajar o elevar cualquier rating”

Yo agrego que los impactos son de orden política y de confianza, como en una especie de profecía auto-realizada. Específicamente la agencia de “análisis” de riesgo Standard & *Poor’s (S&P), tan festejada por la media abierta brasileña, fue condenada por las autoridades de los EUA a pagar una multa de US$  1,37 mil millones de dólares por los fraudes cometidos en la llamada crisis de la burbuja inmobiliaria y falencia de bancos de inversiones. A saber, en el mayor escándalo de estos analistas, la agencia clasificó como triple a (*AAA) al fallido banco Lehman Brothers meses antes de la quiebra. 

Y, hasta la mañana de la falencia del Lehman (en septiembre de 2008), recibía la nota A. Otro escándalo se dio con la “evaluación” de la empresa de energía Enron, que recibió grado de inversión hasta cinco días antes de su quiebra, en diciembre de 2001. El caso de la Enron formaliza el primero gran escándalo del siglo XXI y es magistralmente registrar en el documental “The smartest guys in  the room” (Enron: los caras más ligeros de la pieza, O Los tipos más delincuentes del local, película de 2005, dirigida por Alex Gibney).

El fraude de la Enron envuelve todas las puntas del negocio de venta de acción y apreciación de valor de algo que hube perdido su lastro. En la jugada estaban los altos ejecutivos de esta empresa de energía, pues maquillaban balances a través de la creación de empresas fantasmas en paraísos fiscales (como Bahamas y Caimán), donde supuestamente estas empresas inexistentes compraban acciones de la Enron. Con las  ganancias y el balance en el azul, estos mismos ejecutivos aumentaban su plus por “productividad”. Las empresas de auditoria Arthur Andersen, Price Waterhouse y KPMG daban aval a las operaciones, afirmando que todo iba bien.

Ya la mega  corretora Merril Lynch, hizo una operación y compraventa y venta de inversiones de la Enron en Nigeria y con eso movió las acciones de la empresa casi quebrada, inflando el valor de sus acciones. Y, para cerrar el esquema, la S&P dio grado de inversión para las malandras empresariales promovida por los “bandidos” que comandaban la Enron. Resultado: una falencia fraudulenta, con más de cinco mil despidos y otros veinte mil empleados que quebraron juntos, pues fueron incentivados a comprar acciones de la propia empresa. 

Al observar ambos casos, y al constatar el absurdo de la rebaja de la nota brasileña en 09 de septiembre de 2015, nos damos cuenta de que el país está bajo un fuerte ataque especulativo. Brasil perdió, literalmente, el grado de inversión atribuida por la &S P -  que en conjunto con la agencia Moody’s y la Fitch, detienen 70% de este “mercado” de *avalistas – siendo rebajado de BBB- para BB+. Además del gobierno central y su presupuesto, también fueron escariadas, por más de cuarenta empresas brasileñas, a comenzar por la Petrobras, uno de los  blancos permanentes de codicia internacional.

El país es blanco de los ataques internacionales – de orden especulativa – y de las derechas político-ideológica-financieras, dentro y fuera tanto del gobierno de turno (lo del 3º turno, el real y concreto), como con y sin subtítulo, a ejemplo de la manada de entreguistas (vende patrias) a salir a las calles en nombre de un moralismo conservador de los tiempos de la Guerra Fría. Es obvio que la meta de corto plazo es la reversión de la mejora material de las condiciones de vida – promovidas por el pacto conservador y poli clasista  del lulismo – y una inflexión en la política económica para asegurar las ganancias de las hienas sedientas del mundo financiero y, si posible, no avanzar en el quiebre de las industrias aquí instaladas.

(www.estrategiaeanalise.com. blimarocha@gmail.com)






« voltar