Estratégia & Análise
ISSN 0033-1983
Principal

Artigos

Clássicos da Política Latino-Americana

Coluna Além das Quatro Linhas

Coluna de Rádio

Contenido en Castellano

Contos de ringues e punhos

Democracy Now! em Português

Democratização da Comunicação

Fale Conosco

LARI de Análise de Conjuntura Internacional

NIEG

Original Content in English

Pensamento Libertário

Publicações

Publicações em outros idiomas

Quem Somos

Sobre História

Sugestão de Sites

Teoria



Apoiar este Portal

Apoyar este Portal

Support this Website



Site Anterior




Creative Commons License



Busca



RSS

RSS in English

RSS en Castellano

FeedBurner

Receber as atualizações do Estratégia & Análise na sua caixa de correio

Adicionar aos Favoritos

Página Inicial












































Contenido en Castellano •


Un Califato terrorista, con dominio territorial y apoyo de los Estados wahabit


Los países de Golfo, como Arabia Saudita y Qatar, durante los últimos años, apoyaron los “rebeldes moderados”, lo que en el frente sunita anti-Assad incluyó el (EI, ISIS o Daesh)

30 de noviembre 2015, Bruno Lima Rocha

El Estado Islámico 

Mucho se ha  especulado, acerca de la financiación del llamado Estado Islámico (EI, ISIS o Daesh). Lo que se sabe, es que el tiene una circulación de venta de petróleo que gira en torno a US 1 millón de dólares diario,  teniendo posibilidad de alcanzar 3 millones de dólares. ¿La duda no es como extrae petróleo, ya que domina territorios con refinerías, pero sí como compensa estas ventas?.

enviar •
imprimir •

Ciertamente hay operadores financieros, y como ellos son una derivación  de Al Qaeda, ciertamente tiene contacto con operadores, como era la red de Bin Laden. Sobre el territorio que domina, se sabe que sí, cobran impuestos, tienen una propia moneda y aplican a  la población, en la forma de aranceles en moneda o en servicios. También se acusa de extorsión y secuestro, además de venta de mujeres en mercados específicos para este crimen. Hoy hay un consenso al afirmar que el *(EI, ISIS o Daesh).  es una suma de apoyo externo con autofinanciamiento.

Es lógico que el tema del apoyo financiero directo, y de la compensación de estas divisas, llaman por demás la atención. Así, el primer problema es de circulación. Los países de Golfo, como Arabia Saudita y Qatar, durante los últimos años, apoyaron los “rebeldes moderados”, lo que en el frente sunita anti-Assad incluyó el (EI, ISIS o Daesh).

Hoy la mejor opción para las monarquías árabes de Golfo es el Frente Al-Nusra, una filial de la Al Qaeda en la Siria, muy parecida con la Al Qaeda en la Península Arábica (AQAP), que opera en Yemen, con el apoyo de los sauditas. Luego, este apoyo queda difuso y los mismos donantes, que envían recursos para una red jihadista, cuando esta era parte de la Al Qaeda (y el rompimiento con el sultanato comandado por el Al Zawahiri, ocurrió en el inicio de 2014) desde entonces, el ISIS habría tomado 80% de los voluntarios extranjeros de la Al Nusra (Al Qaeda en la Siria), obviamente incluyendo sus recursos.

Es preciso entender que las franquicias de la Al Qaeda, componen una sofisticada red de inteligencia, montada por los servicios paquistanís y sauditas con el apoyo de la CIA, aún en la guerra contra la URSS en Afganistán. Esas redes se fueron se solidificando y ganando inserción en las instituciones de “caridad” que hacían el apoyo de las escuelas de formación, de ahí el Partido de los Estudiantes, el Talibán. Además, estamos hablando de volúmenes substanciosos además del dominio territorial que es siempre relevante.

Estos Estados que señalamos arriba, comparten el credo ultra conservador sunita, pero a la vez, evitan la implicación directa -  al menos en  Siria y en Irak  al contrario del  que hacen en el Yemen, cuando los sauditas dan apoyo directo a las bases de la Al Qaeda en la Península Arábica (AQAP) y la filial del Daesh allá operando también. En el caso específico del Levante, Arabia Saudí y Qatar tienen interés directo en derrumbar el presidente de la Siria Bashir Al Assad y para eso cuentan con la fuerza de los rebeldes sunitas.

Las redes sunitas también se manifiestan, para apoyar la población sunita en Irak, que era gobierno con Sadam y se vio en posición de minoría. Quién controla la lealtad de las tribus, que acaban controlando los flujos en el territorio, (que serían las arterias del territorio, haciéndolo generar cohesión, según los manuales de geopolítica) se den sobre un desierto.

Debido al clamor internacional, luego de  más de 100 días de cerco a la ciudad curda de Kobani (en el norte de la Siria, territorio del Curdistán Oeste), se formó una coalición anti-ISIS, lo que género que la aviación militares, de los países árabes aliados de los EUA´ hayan  atacado bases y trenes del ISIS. Eso favoreció la resistencia de la izquierda curda en Kobani, pero no fue, lo que ha  definido la guerra allí. Las misiones militares realizadas por pilotos qatarís y sauditas, por ejemplo, tenían la contradicción de muchas veces, atacar blancos que habían sido construidos por ellos mismos., denotando la presencia estratégica de agentes externos.

Es preciso entender que hasta el final de 2014, la guerra de la Siria estaba internacionalizada, pero se manifestaba como una contingencia local, expandido, una guerra indirecta también entre Arabia Saudí e Irán, proyectar la hegemonía de sunitas conservadores,  por chiitas conservadores. En el inicio de 2013, con la autonomía del Curdistán Sirio y el establecimiento de los tres cantones en Rojava, una nueva forma de vida en sociedad creó una especie de segundo frente de guerra, entre el ISIS y el guardia-lluvia del PKK en la región, con el partido PYD y las milicias del YPG y YPJ.

La denuncia contra el ISIS y la presencia reciente de Rusia pusieron contra la pared las operaciones de inteligencia en el apoyo de los “rebeldes moderados”, siendo que el propio ISIS ya formó parte de esta lista, aún después de haber se separado de la Al Nusra. Las relaciones con la OTAN, a través de los intereses directos de los EUA, son muy anteriores a la existencia de la Al Qaeda y aún anteriores la Guerra de Afganistán contra la URSS.

Esto forma parte de la llamada guerra fría del mundo árabe, donde el pan-arabismos (baathistas y socialistas), confrontaron las monarquías conservadoras y acabaron siendo derrotados. A partir de 1979, comienza la lucha entre el Estado Persa (el Irán chiita) y los aliados de Arabia Saudí (árabe, sunita). Súmese a esta rivalidad el papel estratégico de Turquía, como país miembro de la OTAN, el segundo mayor contingente militar de la Alianza y que apunta, como enemigo estratégico al PKK, aunque el PKK desde el 2000, haya renunciado al separatismo y adoptar un programa de tipo federalismo político con democracia directa y emancipación plena de la mujer. En este ajedrez, es que se mueven los aliados de los EUA y apoyadores indirectos (o directo) del ISIS.

Como sería, posible hipotéticamente dar el combate al Daesh

Es posible combatir el ISIS materialmente. Primero, es preciso sancionar y frenar, las operaciones de apoyo al ISIS, tanto en las operaciones directas o indirectas. Luego, es preciso sancionar a Turquía y no dar aval, para que la potencia regional ataque los enemigos estratégicos del ISIS. A la vez, y como consecuencia, fortalecer la izquierda del Curdistán (el llamado guardia-lluvia del PKK) o al menos dejar luchar, sin tener que combatir su retaguardia;

Segundo, es preciso bombardear incesantemente las refinerías controladas por ellos, así como las colas de camiones que llevan el óleo crudo por la frontera. Nuevamente se observa que Turquía, tiene una fuerza terrestre impresionante y poco o nada hace contra el ISIS en esta zona.

Tercero, sería fundamental, establecer una área de dominio en medio del territorio por ellos controlado, y eso puede darse si el YPG/YPJ, venza militarmente en el norte de la Siria, cerrando esta frontera para los terroristas integristas e impidiendo la acción de la inteligencia turca,  siga apoyando al ISIS. Si los tres cantones logran  integrarse en Rojava, hay la posibilidad concreta de cerrar la frontera turca, la más importante para el ISIS, y dificultar también la llegada de voluntarios extranjeros venidos de Europa por ejemplo.

En el largo plazo, veo tres alternativas que son complementarias. Primero y más urgente: La victoria militar de las fuerzas del Con federalismo Democrático, expulsando el ISIS de todo el Curdistán Sirio y de Iraq,  estableciendo bases societarias, que van a frenar la base del patriarcado y del integrismo. Esto realmente puede ocurrir a partir de las acciones integradas contra el ISIS y la garantía del buen desempeño de las fuerzas de la izquierda curda, pero para que eso ocurra es preciso que a Turquía pare de atacar los enemigos del ISIS.

Segundo y en la secuencia: Un nuevo arreglo en la región, creando formas de cogobierno  en  Siria y en Irak, o mejor en el Levante, en la Mesopotamia y en el Curdistán. Si eso no ocurra, con igualdad de posibilidades para el conjunto de grupos étnico-comunitarios y étnico-religiosos, la guerra volverá todo el tiempo. Para eso es necesario frenar, las pretensiones de las potencias occidentales, en intentar derrumbar Assad, como condicionante para combatir el ISIS de forma directa e intensiva.

Con la posible aproximación de Francia y Rusia, es probable que la condición de permanecer con Assad, para una solución negociada sea más fácil. Es importante afirmar que la izquierda curda salió victoriosa en Kobani (Siria) y en Shinjar (Irak), liberando los Yazidis y ampliando las bases sociales con democracia directa y sin la reproducción del patriarcado en la forma de la taifyya (el concepto de taifyya el comunalismo sectario basado en clanes que forman tribus. Y estos son unificados por identidades comunes, comandadas por hombres dando como base en el patriarcado ancestral de la región, fue redescubierto para la lengua portuguesa por mi alumno de Relaciones Internacionales, Enrique Taborda), luego las fuerzas en el suelo - victoriosas - ya existen, o mínimamente necesitan poder quedar “sólo luchando” contra el ISIS y sin preocuparse con ataques de la OTAN a través de Turquía. 

Tercero y a largo plazo: Es realmente necesario emerger un nuevo Islam político, que sustituya el papel que ya fuera ejercido por el pan-arabismo de izquierda, o sea, una alternativa de vida en sociedad, para los pueblos de Oriente Medio de modo que puedan convivir con sus ancestros, pero sin reproducir el horror del sectarismo, del patriarcado y de la apostasía.

Si no emerger una nueva forma de existencia en sociedad de los pueblos islamizados (en su mayoría, árabes, curdos, persas y turcos, además de decenas de otros), el Islam político, va a manifestarse tanto a partir de la teocracia iraní (previsible, pero conservadora) o a través del peor del sunismo, el wahabismo, y su posibilidad permanente, de usar el argumento político-religioso. Por su parte el “occidente” quiere “occidentalizar” la región la fuerza. Pero, las fuerzas transformadoras en la región, deberían ser apoyadas y no combatidas, como viene ocurriendo hace décadas.  

(www.estrategiaeanalise.com.br /blimaroocha@gmail.com)






« voltar