Estratégia & Análise
ISSN 0033-1983
Principal

Artigos

Clássicos da Política Latino-Americana

Coluna Além das Quatro Linhas

Coluna de Rádio

Contenido en Castellano

Contos de ringues e punhos

Democracy Now! em Português

Democratização da Comunicação

Fale Conosco

LARI de Análise de Conjuntura Internacional

NIEG

Original Content in English

Pensamento Libertário

Publicações

Publicações em outros idiomas

Quem Somos

Sobre História

Sugestão de Sites

Teoria



Apoiar este Portal

Apoyar este Portal

Support this Website



Site Anterior




Creative Commons License



Busca



RSS

RSS in English

RSS en Castellano

FeedBurner

Receber as atualizações do Estratégia & Análise na sua caixa de correio

Adicionar aos Favoritos

Página Inicial












































Contenido en Castellano •


La nueva derecha brasileña odia a América Latina


En el Brasil del tercer turno, tenemos el dolor de leer frases como “. Que se joda la Venezuela”, el clásico “Va para Cuba”, o entonces coro político cantando: “Patada en el culo de ella, eso aquí no es Venezuela!”.

07 de septiembre 2015, Bruno Lima Rocha.

Es tiempos de avanzada de la nueva derecha ideológica brasileña, se nota el retorno de una vieja práctica política latino-americana. En la mitad del siglo XX vivíamos en América Latina una paradoja, por un lado, había algunos gobiernos con cortes nacionalistas y llamamientos populares (y populistas).

enviar •
imprimir •

El ejemplo más claro era, el gobierno de Juan Domingo Perón en la Argentina, pero podríamos notar,  lo mismo en Brasil de Getúlio Vargas, en especial en su segundo gobierno, para el cual fuera elegido en 1950 y derrumbado por un golpe, que lo  llevo al drama del suicidio el 24 de agosto de 1954. Perón también fue derrumbado por un golpe militar, conocido como Revolución Libertadora, en 16 de noviembre de 1955. Esta paradoja se reproducía en mayor o menor medida, siendo la emancipación nacional, el factor para movilizar las masas, infelizmente superando la lucha de clases y popular, al menos en su forma directa.

Así, el nacionalismo latinoamericano, de raíces anti-coloniales y antiimperialistas, fuera revivido en los periodos de Guerra Fría, trayendo al borde el conflicto entre “gorilas” (golpistas) y  “populistas”. En Brasil, esta versión, genero el contorno del conflicto entre “nacionalistas” x “entreguistas”, cuyo término equivalente en castellano es lo de “vende patria”. La práctica del gorilismo, es esencialmente una acción política con identidad anti latino-americana, como una especie de odio auto-proclamado a sí aún (nodos mismos) y con evidentes contornos racistas.

Las prácticas gorilas, como las manifestaciones de la derecha en las calles de Brasil, donde la derecha ideológica y neoliberal sale a las calles los domingos, después de la misa y antes del fútbol, con derecho la transmisión de las “protestas” en red nacional de TELE, están justamente expresas en el alejamiento de Brasil para con a América Latina.

Como mucho, esta “nueva” derecha, una especie de versión post-moderna de los mismos Chicago Boys de siempre, hace el elogio de la línea chilena, cuyo país fuera laboratorio de sociópatas, alumnos de Milton Friedman en la Universidad de Chicago, y donde la dictadura militar de Augusto Pinochet fue acompañada del peor del neoliberalismo. Algunos carteles y gritos de guerra acuerdan la operación anterior al golpe contra el gobierno *Salvador *Allende, derrumbado en 11 de septiembre de 1973. En el Brasil del tercer turno, tenemos el dolor de leer frases como “. Que se joda la Venezuela”, el clásico “Va para Cuba”, o entonces coro político cantando: “Patada en el culo de ella, eso aquí no es Venezuela!”.

Así, aunque el ministro de la Hacienda de Dilma Rousseff, en su segundo mandato, el ejecutivo del sistema financiero Joaquim *Levy, sea el propio un auténtico Chicago Boy, la oposición ideológica identifica las agendas sociales del pacto de clases del lulismo con las prácticas de asistencia y paternalismo, promovidas por liderazgos de estilo populista y de corte latino-americano.

Nada podría ser más falso y, a la vez, se trata de la desinformación perfecta, como el anti latino americanismo brasileño, es parte de la formación del país y el absurdo pacto de independencia, donde los patriarcas del nuevo Imperio aceptaron mantener la esclavitud, en pago de la integridad territorial del país, es fácil alcanzar ver cualquiera gobierno de centro-izquierda (por más que este sea tímido, poli clasista y subordinado a los intereses de los agentes económico nacionales) tachando de pro América Latina. Luego, en siendo a favor del Sur, por oposición evidente, estaríamos en contra el “gran hermano del norte”, la matriz del Occidente contemporáneo localizado en el Imperio de Estados Unidos.

No sorprende observar que todas las posiciones oligárquicas, buscan  combatir los gobiernos de centro-izquierda en América Latina de la volcada democrática pos1998 (primera elección de Hugo Chávez) reproducen la misma línea de los actuales opositores neoliberales. Como los de Brasil - en función de su envergadura y peso relativo – que termina siendo el eje de la balanza en el Continente, alejarse de los país de América Latina, colocándolos de espalda,  a los países hermanos, este es el  objetivo estratégico y finalista, de cualquier política reaccionaria, promovida por oligarcas latinoamericanos y que odian sus y nuestras propias raíces.  






« voltar